Relaciones Personales

Blog sobre relaciones personales y consejos de pareja

Encontrar pareja siendo madre soltera puede ser particularmente difícil, ya que entre el trabajo y la dedicación a los hijos hace que resulte casi imposible encontrar tiempo libre para otras cosas. A muchas madres solteras les resulta difícil ligar con chicos que no tengan hijos, pero existe una página de contactos que permite a los padres solteros conocerse entre sí y establecer nuevas relaciones. Se trata de madres-solteras.com, una web de contactos creada específicamente para padres solteros y madres solteras que buscan nuevas relaciones con personas que conozcan la paternidad y no tengan reparos si surge la posibilidad de formar una nueva familia.

En esta web encontrarás muchos perfiles de personas con hijos que buscan pareja. Para comenzar a utilizar la página, sólo tienes que registrarte y ya podrás ver los perfiles de miembros registrados. Navegar por la página es sencillo. Dispones de una búsqueda avanzada que te permitirá encontrar perfiles en tu zona que se ajusten a lo que estás buscando, y en la ficha de cada miembro podrás ver las características detalladas de cada perfil. Sin duda, éste es el primer servicio de contactos en España para padres solteros.

www.madres-solteras.com

Si eres madre soltera y quieres compartir tus experiencias, puedes hacerlo en los comentarios.

Valoración

Vivir la soltería, atraer las miradas cuando bailas, tener tu cuota de amores y una lista de relaciones pasadas… Suena familiar, es el pan diario de quien aún no se compromete, no podemos decir que las relaciones no te han funcionado por tu profesión, porque seguramente las profesiones de tus prospectos variaron. Tus romances han sido emocionantes y, en cada uno, enloqueciste de amor, de lo único que hablabas era de tu pareja.

El problema aparece cuando esta persona perfecta falla en algo tan insignificante como hacer un comentario tonto o dejar un plato sucio fuera de lugar… Cualquier cosa basta para que pienses que no tienen nada en común. Como consecuencia, cuando terminas la relación, invariablemente te cuestionas: ¿Por qué son tan difíciles las relaciones? Si lo único que busco es sentir esa unión con alguien, quieres encontrar intimidad. Tú buscas una relación recíproca, que puedas vivir plenamente para enamorarte de tu pareja.

Primero, la honestidad con uno mismo

Debes apelar a la honestidad cuando te das cuenta que tu interés dura lo que una puesta de sol. Si descubres que tu problema es la búsqueda de intensidad y no de intimidad. Muchas personas terminan confundiendo esos dos estados emocionales, talvez por que la intensidad precede a la intimidad… Se entiende, porque la mirada apasionada, esa atracción inmediata, las rodillas que se te aflojan, tantas emociones y esa profunda decepción cuando termina el romance. La intensidad es el producto del deslumbramiento de sentirnos enamorados. Pero la intensidad no significa intimidad.

La intimidad y nuestros temores

En una pareja, para tener intimidad necesitas que esa otra persona te conozca como eres y, al mismo tiempo, el deseo de conocer a tu pareja tal como es. Claro, la capacidad de sentir que te pueden conocer tal como eres, sin ningún temor. Es definitivo, nada podría parecer más deseable, porque nadie te produce tanta alegría, ni es tan irrepetible como tu deslumbrante amor. Anhelas llegar a conocer a tu pareja como te conoces a ti mismo; porque la emoción de revelarte por completo, sin temor a la crítica ni al rechazo, vale lo que cueste conseguirla. Es que, sin intimidad tu vida permanecerá solitaria, desolada.

Ahora bien, puedes preguntarte, ¿por qué te resulta tan difícil la intimidad con alguien? ¿Por qué los hombres que te atraen tienen defectos, te critican, son groseros, manejan muy rápido y nunca te llaman? ¿Por qué te da tanto miedo pedir lo que quieres? ¿Por qué temes sentirte atrapado y pasar por el dolor de la ruptura, si es que todo terminara? ¿Si prefiere a otra persona antes que a ti? Talvez la pregunta más importante sea: ¿Por qué rechazas a tus prospectos antes de que ellos te rechacen a ti?

Es evidente que la intimidad no es un problema de todos los seres humanos, sino de casi todos. Solemos creer que este es un problema del género masculino, pero no, entre nosotras también nos da miedo esa intimidad. Sabemos que la intimidad puede ser un poco aburrida, ya que se basa en la rutina de estar juntos día con día, de sentirse cómodos, sin presiones; pero, no es la intensidad electrizante, eso te lo aseguro. Muchos nos sentimos defraudados si no vivimos una pasión de alto voltaje.

Pudieran haber infinidad de obstáculos o excusas, que nos impiden disfrutar una relación. Cualquiera que sea el motivo, siempre hay un problema; pero, tenemos que reconocer que, la principal causa es el miedo y, de acuerdo con los especialistas, se presenta en cinco modalidades.

Los cinco tipos de miedos que perjudican tus relaciones

  • Miedo al rechazo. Nadie quiere vivir el rechazo de su pareja, es horrible; y lo que terminas haciendo es evitar las situaciones que crees que propician el abandono. Decides no acercarte a nadie, para evitar que te lastimen. Este miedo puede nacer de sentimientos de vergüenza, crees que si alguien supiera cómo eres realmente no te querría. Te juzgas de una manera muy dura y crees que los demás lo harán de igual manera; por eso crees que al mostrarte como eres te rechazaran y podría ser mucho más duro que estar solo.
  • Miedo a la dominación. El miedo a ser dominado es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Es el miedo a perder el control, que la otra persona sepa todo de ti y pueda usarlo en tu contra. Es posible que esto te proporcione una cierta seguridad; pero, es un pobre aliciente cuando necesitas el calor de la intimidad y te encuentras rodeado de tu soledad.
  • Miedo a perder tu independencia. Desde la infancia luchaste por ser independiente, te esforzaste, luchaste, eres independiente económicamente y te abriste paso en tu profesión. Lograste valerte por ti mismo; pero, talvez el miedo a perder tu independencia, te orille a no permitirte tener intimidad. Hay quien cubre sus debilidades con alguna demostración de voluntad, como quiénes trabajamos horas extras, casi todos los días. Nadie quiere volver a una relación de dependencia que implique debilidad; porque depender de otra persona puede ser peligroso. Desde luego, también hay mujeres a las que les gusta sentirse dependientes y protegidas… Aunque esto parezca más del siglo pasado; pero, el deseo de cederle control al hombre puede crear un obstáculo para la intimidad también. Hace falta un equilibrio para lograr un verdadero acercamiento.
  • Miedo al abandono. Es cuando tienes la creencia de que “a todas las mujeres, tarde o temprano, las abandonan los hombres”, o talvez, “las mujeres son insensibles, tarde o temprano, me dejará por otro”. No está bien que generalices, puesto que no todas las personas son iguales o actúan de la misma manera. El miedo al abandono tiene que ver con la cuestión del dominio y de la falta del mismo: Tú pareja, de repente, decide terminar la relación, entra otra persona en su vida y te roba su amor. El problema con esta ansiedad, es que te da muy poco valor como hombre o como mujer, destruye completamente la intimidad. Actúas como el verdugo de la relación y vas matándola día con día, creyendo que te dejará por alguien más. Evita torturarte, porque no pasa siempre, de verdad.
  • Miedo a perder tu intimidad. Muchas personas creen que su mundo interior debe quedar oculto detrás de un velo místico; algunas consideran esto como su yo interior, y no lo comparten con nadie, porque suelen pensar que, si otra persona lo descubre, podría robarlo y te dejará el ser vacío. Las personas que piensan así suelen ser independientes, agresivas, dominantes. Este miedo es más frecuente en una relación de pareja que en una de amistad, porque la diferencia es la sexualidad. La intimidad en el amor es básicamente corporal. La razón por la que a las mujeres nos resulta más difícil la intimidad es la sexualidad, vista como una invasión.

Son éstas las barreras infranqueables que impiden la intimidad. El remedio es buscar la honestidad contigo mismo y pensar en la intimidad que quieres conseguir, la que realmente deseas tener y cuánto estás dispuesto a invertir para lograrlo.

Estos pequeños esfuerzos serán pocos cuando logres el objetivo; una pareja en quien confiar y con quien puedas ser tú mismo. Una persona que sea capaz de entender las pequeñas y las grandes diferencias, que no te abandone cuando estas sean demasiado grandes. Un amor que te haga experimentar la extraordinaria vivencia de crecer juntos. Ese hombre o esa mujer con quien puedas compartir lo mejor de tu vida, el amor. Sólo confrontando tus miedos, podrás asegurar cuando encuentres a ese alguien con quien lograrás construir esa ansiada intimidad, día a día.

Valoración

Si tu ex te ha dejado, es normal pasar un tiempo de incertidumbre y confusión, en el que por momentos te gustaría olvidarte de él y por momentos darías lo que fuera por que volviéseis a estar juntos. Pero si tu deseo de recuperar a tu ex es muy fuerte, en algunas ocasiones es posible recuperar el amor perdido y por ello vamos a dar algunos consejos prácticos.

Normalmente siempre suele haber un detonante que provoca la ruptura, pero las razones son normalmente cosas que llevaban funcionando mal durante mucho tiempo. En primer lugar, tienes que determinar cuáles fueron las causas que motivaron la ruptura y la importancia de cada una de ellas. Sería bueno que quedases con tu ex un día, y hablaseis con calma sobre los motivos de la ruptura. A continuación, tú tienes que juzgar si los problemas se pueden superar y si merece la pena seguir luchando por esa relación, y si volver con él no va a suponer acabar otra vez de la misma forma.

En primer lugar, lo que siempre debes evitar tras una ruptura son las siguientes cosas:

  • Atosigar a tu ex con llamadas, mensajes, propuestas para quedar o regalos. Esto hace que tu ex se sienta forzado a estar contigo, y a la larga hará que te intente evitar. Habla con tu ex pareja con una frecuencia con la que los dos os sintáis a gusto. Ni se te ocurra ir a los mismos sitios que él para que os encontréis y hacer que parezca que ha sido casualidad, pues si él se da cuenta se puede sentir molesto.
  • Mostrarle lo deprimido/a que estás o tratar de dar lástima para intentar que te preste más atención. Esto, que es una medida a la que recurren algunas mujeres y es un grave error, ya que conseguirá justo lo contrario de nuestro propósito: alejarlo/a más.
  • Intentar ponerle celoso saliendo con otros chicos. Con esta artimaña hay que tener cuidado porque es un arma de doble filo. Si bien es posible que poner a tu ex ligeramente celoso puede hacer que muestre más interés por estar contigo, puede también tener el efecto contrario al ver que no estás interesada en él. Por eso, en general, no recomendamos esta práctica.

Los puntos citados son errores frecuentes que comenten algunas chicas cuando quieren recuperar a su ex. Si tu objetivo es recuperar a tu chico, lo mejor es actuar con naturalidad y sin dejar de ser tú misma.

  • Lo primero es dejar que pase un tiempo prudencial en el que los dos hayáis tenido tiempo suficiente para asimilar la ruptura. No es bueno en general hablar cuando los ánimos todavía estan a flor de piel porque esto podría generar nuevas discusiones que sólo conseguirían alejaros más.
  • No le mientas sobre tus sentimientos. No le digas que ahora lo quieres como amigo o que estás con otro chico si no es cierto, pues si se da cuenta de la verdad perderá la confianza en ti.
  • Muéstrale que le sigues apreciando y preocupándote por él, llámale de vez en cuando y queda con él si ves que a él le parece bien, pero no quieras estar con él tanto tiempo como cuando estabais juntos; él necesitará su tiempo para recapacitar.
  • Si ves que él reacciona favorablemente cuando quedáis juntos, intenta que la relación vuelva a ser como cuando os conocisteis: llévale a los mismos lugares, haced las mismas cosas, y haz que recuerde aquellos momentos en los que se empezó a fijar en ti.
  • Escoge bien el momento en el que le digas que quieres volver a estar con él, no lo digas de forma impulsiva. Busca el momento adecuado y no lo hagas hasta que veas que él vuelve a tener confianza contigo como antes de la ruptura.

En principio, estos son algunos consejos básicos para recuperar a tu ex, pero si necesitas más ayuda, recomendamos las guías: Guía de cómo recuperar a tu hombre, y la Guía de cómo recuperar a tu mujer, en las que te explican paso a paso, con técnicas probadas, todo lo que tienes que hacer para recuperar a tu ex. El manual incluye también claves que te ayudarán a recuperar la confianza en ti misma y explotar tus cualidades para que seas irresistible ante tu ex o a cualquier otro hombre.

Valoración

Cómo lograr que el pasado emocional no afecte a una nueva relación

El popular dicho de que “un clavo saca otro clavo”, no parece funcionar muy bien. Si sacas el clavo con otro, el agujero se engrandece y después hay que resanar la pared, para evitar que tu bello cuadro termine en el piso, roto o maltratado.

Igual sucede con las relaciones. Es preciso guardar un tiempo de duelo, mismo que implica tomar un tiempo para ti. Cuando terminamos una relación lo mejor es darnos tiempo para revisar en qué falló: ¿en qué nos equivocamos?, ¿qué haríamos igual? ¿Qué vamos a permitir y qué no?

Generalmente, terminamos una relación porque nos sentimos heridos, maltratados, aburridos y/o defraudados; está comprobado que las personas somos seres de costumbres y confort. El cambio nos desagrada, dado que lo vivimos como una amenaza a nuestra estabilidad y bienestar. Cualquier cambio, por pequeño que sea, es un generador de estrés.

Cambiar de casa, de coche o de empleo genera toda una serie de respuestas en nuestro cuerpo. La adrenalina fluye, para preparar el “ataque”. Nuestro cuerpo se resiente y empezamos a tener trastornos de sueño, de alimentación, de digestión, etc.

Cuando somos nosotros los que dejamos a la otra persona, sentimos un alivio momentáneo, pues la fuente de nuestra desazón se aleja.

No obstante, padecemos enojo, negación, tristeza, frustración, decaimiento o una necesidad de mostrarnos eufóricos en todo momento. La persona que termina la relación, pareciera salir adelante más rápido, pero un tiempo después se presentan las dudas. ¿Hice lo correcto?, ¿debí intentar más?, si me hubiera dado cuenta hubiera modificado… y este proceso nos lleva a sentirnos cobardes, temerosos o dudosos de si debimos, o pudimos haber podido salvar esa relación.

Cuando es lo opuesto y somos a quienes dejaron, tenemos que vivir con la autoestima fragilizada, temerosos de no ser suficientemente “buenos”, para nadie.
Atravesamos todas las etapas antes mencionadas y ante la inminente ruptura, tenemos que recomenzar nuestra búsqueda del ser amado. Al final hicimos todo lo posible y no funcionó.

Cuando comienzas a salir con alguien de nuevo, es probable que te pregunten sobre tu pasado o porque quieres comenzar a salir o iniciar una relación, trata de mantener una respuesta corta y directa al punto, no cuentes toda tu historia, en vez de eso, solo da la información suficiente y resumida, y continua con otra cosa. Recuerda que mientras mas estés en el tema de tu “doloroso pasado” pueden resurgir los sentimientos negativos, causando vació y tristeza. Tus asuntos emocionales puede que aun estén frágiles y necesitan sanar.

Es bueno que también aceptes el apoyo de tus familiares y amigos, ellos pueden hacer maravillas por ti emocional y espiritualmente, no es buena idea guardarte los sentimientos negativos, hay que confrontarlos, explorarlos, analizarlos, y dejarlos ir.

Los nuevos prospectos no quieren escuchar sobre “cuan mala fue tu pasada relación”, esto solo habla de tu estado mental actual: continuas herido, no lo has superado, y no estas emocionalmente disponible para una nueva relación.
Son mejores temas de discusión tus hobbies, pasiones, metas, tu trabajo, y cualquier cosa positiva que te mueva emocionalmente a un futuro más feliz y brillante.

El pasado es solo eso: el pasado. Es una experiencia para aprender cuanto has ganado en conocimiento, con el tiempo, todo va a sanar, y encontraras felicidad nuevamente.

Claro que lo obvio sería tener apoyo terapéutico, pero si no nos es posible por falta de liquidez o por temor de que nos consideren “locos” o incapaces, tenemos el recurso de hacer un ejercicio personal, que consiste en un balance emocional.

Este sencillo ejercicio nos posibilita sacar toda la basura emocional y colocar cada situación en su lugar. De lo contrario, al iniciar una nueva relación llevaremos cargando los temores y resentimientos generados por la situación anterior y no podremos manifestarnos libres con la siguiente pareja. Este ejercicio, también nos es útil para constatar sí el duelo ha terminado.

Sí quieres sentirte libre y fresco, toma una hoja de papel y escribe como título:

“En mi relación con ___________”, y después como título en columnas:

¿QUÉ GANÉ? ¿QUÉ PERDÍ? ¿QUÉ ME DIO? ¿QUÉ LE DÍ?

¿QUÉ APRENDÍ? ¿QUÉ ME FALTO POR APRENDER?

¿EN DÓNDE MÁS PUEDO APRENDERLO?

Escribe todo lo que te venga a la mente: cosas físicas, materiales, relacionales, espirituales, tiempo, etc.

Cuando termines léelo y reléelo una o dos veces más. Revisa si es todo lo que hubo. Si falta más, añádelo con total honestidad, después de todo, sólo es para ti. Después, vuelve a leerlo. Con este ejercicio que parece muy simple, tendrás la oportunidad de conocer tus puntos débiles y fallos, y podrás superar la relación e iniciar una nueva con mayores conocimientos y claridad, acerca de para qué quieres a una nueva persona en tu vida.

Valoración

La auténtica amabilidad es algo muy apreciado por todos, pues tiene que ver con aquellos actos que se realizan en beneficio del otro sin esperar nada a cambio. En la sociedad tan materialista e individualista en la que vivimos, es frecuente encontrarse con gente que, aparentando ser amable en un primer momento, realmente sólo mira en pro de su propio beneficio. También están aquellas personas que se comportan con amabilidad fuera de su casa, pero que puertas adentro parecen ser auténticos ogros (en muchas ocasiones son personas que necesitan ejercer el poder dentro de casa -a falta de poder ejercerlo en otros ámbitos de su vida- para autoafirmarse y sentirse alguien respetable).

La auténtica amabilidad se demuestra, en primer lugar, con uno mismo, luego en el entorno más próximo, y finalmente en el entorno más lejano. La amabilidad que realmente valoramos es la que sabemos que nace, crece y se desarrolla desde lo más profundo del corazón o del ser de cada uno.

La persona amable raramente hace algo que pueda ofender a otro. Quizás sea firme, pero su firmeza no es ofensiva ni agresiva. El verdadero error consiste en considerar que alguien tiene carácter o es fuerte emocionalmente cuando, sin tener en cuenta las consecuencias de sus palabras o de su tono de voz, es capaz de hacer daño a alguien. Por el contrario, esta forma de ser demuestra una evidente falta de auto-control y de auto-conocimiento, una gran debilidad emocional, y por supuesto, una falta de consideración y de respeto hacia los demás.

Además, la gente realmente amable sabe gestionar sus enfados y su ira sin tener que dañar a otras personas, y no se siente ofendida por las palabras de alguien grosero y maleducado. Por el contrario, con esa amabilidad propia característica sabe centrarse en lo positivo de ella misma y de lo que le rodea, es capaz de comunicar firmemente lo que no está dispuesta a admitir, y no duda en poner el límite a los demás. De hecho, si nos detenemos a pensar, observamos que en el fondo la amabilidad cohesiona y la agresividad disgrega. Las personas se necesitan unas a otras, todos y todas somos dependientes de los demás, y de ahí la importancia de la convivencia y del apoyo mutuo, y de la necesidad de cooperar y de buscar espacios de encuentro en todos los ámbitos de nuestra vida.

En pareja, convivir con personas amables suele ser una delicia, pues además de no interferir en el proyecto personal del compañero/a, siempre están dispuestas a apoyar al otro en lo que necesite. Y si también son personas amables con ellas mismas, no renunciarán a su propio proyecto vital. Todo lo contrario, buscarán personas que sepan amarlas bien, al igual que ellas saben amar bien y respetar el espacio y la autonomía de su pareja.

En las ensoñaciones sobre la persona amada, cuesta creer que alguien elabore en su mente la imagen de una persona que maltrata, insulta o va dando muestras de mal humor a diestro y siniestro. Todos deseamos tener en nuestra vida íntima a alguien que nos trate con consideración, con mimo, con atención, con paciencia,… en fin, a alguien AMABLE, a alguien que nos ame y a quien podamos amar.

Frente a las personas asertivas, que saben expresar lo que quieren y necesitan sin ofender al prójimo, están aquellas otras que no saben gestionar y controlar sus emociones. Tienen que recurrir a los malos modos, al mal humor y a la agresividad para comunicar lo que quieren o lo que les hace sentir incómodos. A corto plazo, un insulto o un exabrupto callan al contrario, pero a largo plazo llegan las consecuencias indeseadas, como la soledad y la falta de cariño.

Todos nos necesitamos mutuamente. Es más inteligente tratarnos con consideración. El planteamiento es bien sencillo: si quiero sentirme comprendido, intentaré comprender al otro. Si quiero sentirme respetado, respetaré a los demás. Y si quiero sentirme amado, empezaré por amarme a mí mismo y a los demás.
A la persona amable se le aconseja que no traspase el límite que la convierta en servil o sobreprotectora. Para los que tienen la suerte de convivir con personas amables el consejo es que no abusen de ese buen carácter y «se carguen la gallina de los huevos de oro». El corazón de las personas amables tiene un límite.
La persona amable no es sinónimo de persona insulsa, pasiva, sosa o dependiente. Puede ser divertida, dinámica, alegre, con carácter (bien gestionado), creativa, etc. Cada una de estas características tiene nombre propio y apellidos, y por lo tanto un tratamiento diferente.

La amabilidad se puede y se debe enseñar. Una pareja, una familia o cualquier grupo en el que predomine la amabilidad es eficaz, y por tanto sus miembros desean permanecer en él y aportar algo al mismo, en lugar de querer abandonarlo.

Definitivamente, cuando uno ama y es amado, cuando dos personas amables tienen la suerte de coincidir en el camino, no importa de qué nivel de relación estemos hablando, el paseo se convierte en una experiencia memorable. Como todo lo bueno de la vida, una vez que sabemos qué es realmente la amabilidad, y la experimentamos, es casi imposible renunciar a ella.

Por Mila Cahue, asesora sentimental de Meetic Affinity y psicóloga especialista en relaciones de pareja.

Valoración

Si no has tenido suerte en tu vida amorosa o ya estás cansad@ de relaciones que no llevan a ninguna parte, este servicio te puede interesar. Meetic Affinity está desbancando a la competencia y la gente se pregunta cuál es su fórmula para tener un índice de casos de éxito tan alto.

Pues bien, para empezar, Meetic Affinity es diferente. Registrarte en un sitio de contactos y comenzar a buscar perfiles en tu zona es entretenido al principio, pero puede llegar a resultar tedioso si no te ofrecen más opciones. Meetic Affinity realiza un test exclusivo en el que defines tu personalidad, espectativas, gustos y estilo de vida. Tus respuestas son comparadas con las del resto de usuarios, y te muestra una lista de aquellos prefiles más afines a tu forma de ser, tus ideales y tus gustos. Este nuevo método ha demostrado ser revolucionador, en el sentido de que las personas que lo prueban se sorprenden al encontrar personas con tantas cosas en común con ellos.

En RelacionesPersonales recomendamos este servicio, que además tiene un porcentaje muy alto de clientes satisfechos.

Visitar Meetic Affinity

Valoración

Cuando pasa el tiempo en una relacion, es habitual que la pasión vaya disminuyendo y dejando paso a un amor consolidado, ese amor que sólo se consigue con el tiempo y el cariño que se muestra día a día. El paso de los años también puede hacer que la relación se vuelva rutinaria y monótona, pero esto no tiene por qué ser así si se pone un poco de empeño en disfrutar de tu vida en pareja. Por ello, queríamos comentar una serie de cosas que te ayudarán a hacer feliz a tu pareja y también mejorará considerablemente vuestra relación:

Actividades y proyectos en común

Es muy positivo para la vida en pareja tener algún trabajo o proyecto en común. Tener unos mismos objetivos en cualquier ámbito favorece el diálogo y hace que disfrutéis y celebréis vuestros logros juntos, por ello, siempre podéis buscar alguna actividad en común.

Sorpresas inesperadas

No hay nada mejor para romper la rutina que una agradable sorpresa, como puede ser una cena romántica, un viaje de fin de semana a algún sitio encantador, una excursión o cualquier actividad agradable. También viene bien, de vez en cuando, ponerse aquél vestido que te sienta tan bien y que a él tanto le gusta.

Háblale sobre ti

En ocasiones, las parejas que caen en la rutina dejan de hablar de las cosas que realmente les preocupan, cayendo en una dinámica en la que siempre se habla de lo mismo (el/los hijo/s, las tareas del hogar, la economía, etc.), obviando la situación personal y los pensamientos más personales. Hablarle a tu pareja de tus pensamientos íntimos, tus relaciones con otras personas y en definitiva, hablarle con claridad de las cosas que te preocupan le hará sentirse valorada/o, y hará que te sientas aliviado, obteniendo un punto de vista nuevo para afrontar tus problemas.

Besos y abrazos

Como el amor es algo que nunca es suficiente, no escatimes en besos, abrazos y gestos de cariño. A un nivel psicológico, está demostrado por varios estudios que los abrazos y el contacto físico es lo mejor para reducir el estrés y aumentar el bienestar. También, -y esto es algo que se puede ver en tu entorno-, las personas cariñosas con su pareja son mucho más optimistas y les va mejor en sus relaciones que las personas que no lo son. Por ello, nada mejor para hacer sentir bien a tu pareja un gesto de cariño sin venir a cuento.

No agobies

En un artículo comentábamos cómo superar la dependencia emocional. En algunos casos, la excesiva dependencia emocional lleva a las personas a llamar insistentemente a su pareja e intentar controlar todos sus pasos. Los celos en exceso también llevan a desconfiar continuamente e indagar sobre qué está haciendo o con quién está el otro, pero esto es muy contraproducente para una vida feliz en pareja. Es necesario que haya confianza y que cada uno dé al otro la suficiente libertad para poder tener relaciones de amistad con otras personas.

Solucionar vuestras diferencias hablando

A menudo, el resentimiento hace que no reaccionemos adecuadamente ante las cosas que no nos gustan de nuestra pareja. Es muy común, cuando algo te ha molestado de tu pareja, tomarse la revancha tratando de ponerle celoso, dejando de hacerle caso y hablando con otras personas con el único fin de hacer que afloren en él o ella sentimientos de celos. La venganza de esta y cualquier otra forma es muy negativa, la mejor manera de solucionar un conflicto es hablar, y hacerle saber a tu pareja exactamente qué es lo que te ha molestado para poder solucionarlo.

En principio, hemos enumerado algunos de los puntos que nos parecen de mayor importancia, pero podéis opinar en los comentarios cualquier cosa que consideréis importante para hacer feliz a vuestra pareja.

Valoración

Algunas ideas para sorprender a tu pareja

Una de las cosas más románticas que existen es sorprender a tu pareja con algún obsequio o detalle elaborándolo tú mism@, aunque muchas optan por lo clásico, chocolates, una carta, existen diversas maneras de consentir y demostrarle tu cariño a tu pareja. Mientras más personalizadas son las cosas, es más grande el efecto que produces en la persona. A continuación te presentaremos algunas divertidas y originales ideas para sorprender a tu pareja.

Una tarjeta

Elaborar una tarjeta tú mism@ es algo barato y sencillo, y cuanto más personalizado sea más le gustará. Puedes comprar el tipo de papel que desees, del color que más te guste, y hacer el sobre para la carta o tarjeta que vas a hacer, al igual que escoger un tipo de papel para la carta, como por ejemplo: papel china, papel albanene, papel rústico o artesanal, hay una gran variedad para elegir.

Puedes utilizar alguna tinta de distinto color, así como darle un ligero toque con perfume, al hacer esto, estarás utilizando todos tus sentidos y los de tu pareja y harán que este detalle sea único. Puedes añadir, aparte de palabras románticas, fotografías de los dos.

Una vela

Si se te dificulta mucho la tarea de elaborarla tú misma, puedes comprar una vela aromática, y escoger algún listón de tu agrado para decorarla, así como incluirle una pequeña nota. Hay de infinidad de tamaños y aromas; las hay artesanales, decorativas y aromáticas, y de gel. Ya sea una vela grande o un conjunto de velas de distintos colores y tamaños creando un set llamativo, el cual podrán encender en una velada romántica en un futuro y por lo pronto decorar el espacio de esa persona especial.

Una Prenda Personalizada

El clásico pañuelo con el nombre bordado puede ser un excelente detalle, puedes llevarlo a la tienda de bordados mas cercana y mandarle poner el nombre de tu pareja, el tuyo, los nombres de los dos, sus iniciales, alguna frase especial para el. No necesariamente tiene que ser un pañuelo también puede ser un suéter, una gorra, pijama, camiseta o lo que a tu imaginación se le ocurra! Esto no es costoso y es sumamente creativo, y es seguro que le encantará.

Un Collage

Elabora un collage con fotografías y objetos de su relación, este es un gran detalle que ayudara a tu economía y a ser la persona más romántica y detallista que te puedas imaginar. Lo único que tienes que hacer es recolectar fotos que hablen de tu relación con esa persona especial a quien sorprenderás con este detalle, recorta las fotografías en diferentes formas, círculos, corazones, cuadros, etc. Dale la forma que tu imaginación te dicte, pega las fotografías en una cartulina o cartón, puedes añadir objetos que le recuerden buenos momentos juntos, flores disecadas, hasta una servilleta con el logotipo de aquel restaurante donde pasaron esa cita tan romántica, etc. Esto es de lo más original y creativo que pueda haber, enmárcalo de cualquier forma creativa que se te ocurra.

Un vídeo con vuestras fotos

Con la ayuda de programas como Windows Movie Maker, que es gratuito y sencillo de utilizar, puedes hacer un slideshow de vuestras fotos con la música de fondo que escojas. Si no tenéis una canción predilecta, escoje una canción que os guste a los dos y selecciona las fotos más románticas. Si aparte de las fotos vas intercalando texto en el que muestras tus sentimientos o comentas las experiencias vividas, tu video le emocionará.

Una cita creativa

Otra manera de darle una sorpresa a tu pareja es organizándole una cita especial, en un ambiente diferente, esto puede ser en la comodidad de tu hogar o departamento. Por ejemplo, utiliza muchos cojines y aplica una decoración al estilo árabe, después coloca unas velas y si puedes cuelga una delicada sábana arriba de forma que quede armado un estilo “tippie” de los indios, esto no es indispensable pero añadirá un toque sexy y romántico. Compra algo de vino, o la bebida que prefieras. Un tip: de preferencia beban algún licor exótico que no hayan probado, o tu mismo prepárale un cóctel, puedes bajar cualquier receta de Internet o alguna que ya conozcas. No olvides incluir algunos bocadillos para degustar: pueden ser quesos, carnes frías, una pasta, aceitunas, frutas, y pan para acompañarlo con queso o mantequilla, este tipo de cita es relajante y diferente para disfrutarla al máximo.

Como ves, hay infinidad de cosas que puedes hacer y crear para obsequiar a tu pareja, recuerda que la imaginación no tiene límites y hay que explotarla para inyectar un poco de romance y espontaneidad a tu relación y a tus citas, además de que te divertirás haciéndolo. Si realizas alguna de estas actividades puedes contarnos tu experiencia.

Valoración

Descubre el significado de las flores y qué flores regalar en cada situación

A propósito de flores, hay una frase que me viene a la mente y recuerdo que la escuche en una pelicula y en su momento, no le di mayor importancia. Sin embargo, ahora le encuentro utilidad: “¿por qué no puede haber una película que trate solo de flores?”. Uno de los personajes del filme, guionista al mismo tiempo, explicaba apasionadamente el camino que deseaba seguir en la creación de un guión adaptado de una novela llamada “El ladrón de orquídeas”. Este personaje, Charlie, deseaba hacerle justicia a la novela y que, a partir del guión que él escribía, se hiciera una película que simplemente “existiera y no dependiera de ninguna trama”.

De aquí se desprende mi analogía: aquellas ocasiones en las que alguien recibe o regala flores sin depender de ninguna “trama”, creo que son las más especiales; ocasiones en donde la motivación que teje el evento es un genuino sentimiento, el cual, a su vez, no está atado a ninguna expectativa.

¿Por qué regalar flores?

El regalar flores es un gesto en la mayoría de los casos bien recibido y apreciado, son una gran manera de expresar un sentimiento: desde las ocasiones en las que algo hay que celebrar hasta en aquellas que la intención es revertir los efectos de algún evento desafortunado ¡y no sólo me refiero a arreglos florales para algún funeral o cuarto de hospital!.

Qué hombre no ha tratado de enmendar algún error cometido con su pareja con un costoso arreglo floral o el siempre recurrido ramo de flores compradas en la tienda de la esquina a medianoche.

El simple hecho de dar implica consideración, una acción carente de egoísmo y, en este caso, esa acción va representada de una manera delicada y sutil a los sentidos: colores, texturas y aromas. Todas las personas reaccionamos ante estos estímulos y una flor, de entrada, contiene exquisitas representaciones de estas características.

El lenguaje de las flores

Gladiolas, girasoles, tulipanes, claveles, rosas, alcatraces… De tantos colores como podamos imaginar: amarillas, anaranjadas, rojas, rosas, blancas, etcétera. Desde la antigüedad, se le ha tratado de dar un significado especial a cada flor y a cada color. Se sabe que, desde el siglo diecisiete, los turcos utilizaban las flores para enviar mensajes secretos y, siendo un código tan popular, la francesa Madame Charlotte de la Tour se dio a la tarea de identificar alrededor de 800 flores y ordenarlo en lo que fue el primer diccionario de flores, en el año de 1818, “Le Langage des Fleurs”.

De acuerdo a la región y a la cultura que estudiemos, podemos encontrar una gran diversidad de interpretaciones y usos, pero hay ciertas convenciones que prevalecen, entre las cuales están, por ejemplo:

Las rosas rojas, utilizadas para expresar amor y pasión.
Las rosas blancas, asociadas a la inocencia y pureza. Utilizadas popularmente, tal vez por eso, en las bodas.
Rosas amarillas, que expresan alegría y se asocian con frecuencia a la amistad.
¡Las rosas de color rosa! No podían faltar, expresan gratitud y agradecimiento, felicidad, crecimiento espiritual; seguramente habrás visto rosas de este color en alguna fiesta de quince años o celebración por el nacimiento de un bebé.
Los claveles, denotan distinción, elegancia.
Las margaritas, son utilizadas frecuentemente para demostrar sentimientos de afecto puro y desinteresado.
Y los tulipanes que, en sus diversos colores, se les da un uso muy similar al que se le da a las rosas…

En fin, no es la intención de este artículo el describir variedades, combinaciones y significados: los colores y las formas hablan por sí solos; pero, como en todo, ¡hay que saber elegir! Aún cuando se trate sólo de una flor o de una docena de ellas en un jarrón importado, la elección de la variedad, el color, el momento y el motivo, resultan cruciales.

No me refiero exclusivamente a la intención socialmente establecida, que reduce el regalo de flores a cuestiones románticas o a las etapas de una relación; recuerda, es la intención que, en su forma más pura es alegrar el día de alguien especial para ti, generar una sonrisa, ¡sorprender de una manera muy positiva! La intención es lo que cuenta.

Aquí te daremos 3 consejos básicos que sin duda te serán de gran utilidad para la próxima vez que desees expresar lo que sientes con flores:

Presta atención a las preferencias de la persona a quien le regalarás flores, puede ser esta la oportunidad para que desarrolles tu capacidad para observar y escuchar con detenimiento… Sorprende a tu pareja con un arreglo floral que tenga sus colores o sus flores favoritas generará una impresión mucho mejor que un simple ramo de 12 rosas rojas.

Como en cualquier otra situación, debes tener claras tus intenciones con la persona a la que le regalarás flores, ya que las flores mal elegidas ¡pueden enviar el mensaje equivocado! No tengas miedo de preguntar en la florería acerca de cuáles son las flores mas apropiadas para la persona, tipo de relación y ocasión.

En la mayoría de los casos, el tamaño no es lo que más importa ya que, aún cuando tu presupuesto sea limitado, no significa que tu capacidad para causar alegría también lo sea, una sola flor basta para alegrar el día de alguien, escógela con cariño y ya tendrás la mayor parte del camino recorrido.

Cito otra frase, de “El Ladrón de Orquídeas”, en donde el personaje de Susan Orlean, autora de la novela, dice: “Para aquel que viera la orquídea fantasma, todo lo demás parecería eclipsado”. El efecto que debemos buscar es aquél que, al recibir flores de alguien especial, haga que todo lo demás parezca eclipsado, ante la radiante belleza de los sentimientos expresados.

Valoración

Consigue que tus fotos hablen bien de ti

El elemento más importante de tu perfil es, quizás, tu fotografía. No necesitas ser supermodelo para verte bien en una fotografía ni para conquistar a alguien con eso y tu perfil de por medio. La búsqueda por medios electrónicos o por medio de las páginas de búsqueda de pareja, no es tan complicada. Basta con seguir algunos pasos muy simples, casi tan sencillos como arreglarte para una cita. Cuando quieres causar una buena impresión, ¿qué haces? Muestras lo mejor de ti, ¿cierto? Bueno, pues ahora veremos un aspecto importante de la creación de un perfil en un sitio de búsqueda de pareja: tu fotografía.¿Por qué tanta insistencia?

Una fotografía, en cualquier circunstancia, es importante y dice muchas cosas. Cuando te encuentras buscando pareja y sólo tienes medios electrónicos para darte a conocer, su importancia toma una medida extraordinaria. Piensa que entre tú y la persona de tus sueños, sólo está tu perfil con fotografía. Es importantísima, ¿verdad? Porque no dependes únicamente de escribir bonito tus ilusiones y lo que buscas, o con describir lo mejor de ti, también tienes que mostrarlo.

Hagámoslo más simple. Cuando vas a una cita te bañas, te peinas y luces genial. Las damas se maquillan muy lindas y los caballeros se rasuran bien o se arreglan la barba, usan un perfume agradable… Todos quieren impresionar favorablemente y cuidando su aspecto es la manera más práctica de hacerlo. Es exactamente igual cuando incluyes tu fotografía en un perfil elaborado para la búsqueda de tu pareja. Estás buscando a tu pareja ideal, mínimo tienes que peinarte. Recuerda que tienes que conquistar a esa persona especial.

Aprovéchate de la tecnología

No es necesario gastar mucho dinero en unas fotos de estudio. Claro que son una ventaja, pero, si no tienes acceso a ellas, puedes valerte de programas en tu computadora para editar fotografías, tal es el caso de Adobe Photoshop o Corel PhotoPaint. La cuestión es darle el mejor toque a tu imagen y hacerte lucir muy bien. Tienes que elegir una imagen auténtica, que refleje lo que eres en realidad, evita las poses y verte, en general, sobre actuando. Elige una fotografía que destaque lo mejor de ti, tu mejor ángulo. Evita la fotografía de tu licencia de conducir o las de la escuela, generalmente son las peores… Muchos lucimos mejor con gripe y recién levantados que en ellas, imagínate.

Algunos sitios de búsqueda de pareja como MejorAmor.com, te ofrecen el servicio de procesado de fotografías. Esto quiere decir que ¡ellos hacen todo esto por ti! Obviamente, no se pueden hacer milagros. Trata de enviar fotografías en las que salgas de cerca o, al menos, que se te aprecie bien el rostro, recuerda que con una sonrisa linda puedes conquistar a más de una persona. Si tus fotos están muy deterioradas, evidentemente, el trabajo será menos fino y puede que no quede perfecto. Intenta enviar imágenes que no estén sucias o que, de salida, se vean muy mal. Ayúdate un poco y selecciona las fotografías que te hagan lucir tu mejor rostro.

Cómo lograrlo

Ahora que ya sabes el por qué de tanta alharaca sobre las buenas fotos, lo mejor es que te demos unos cuantos consejos, porque sabemos que a todos se nos agota la creatividad cada tanto. Si tienes quién te tome las fotografías, lo primero es que busques, de preferencia, un lugar bien iluminado o al aire libre. Si cuentas con una cámara digital, mucho mejor, podrás hacer todas las tomas que quieras. Sonríe y trata de lucir natural, que tus fotografías sean espontáneas y frescas.

Tal vez prefieras que algunas de tus fotografías sean más seductoras… ¡Todo es posible! Aunque siempre teniendo en cuenta que debes dejar cosas a la imaginación, sin mostrar más de la cuenta. Algunos sitios de búsqueda de pareja no permiten fotos de desnudos o en ropa interior y, la verdad, ¿a quién conquistas con imágenes así? Si lo que buscas en realidad es al amor de tu vida, tienes que conquistar con algo más que falta de ropa, ¿no crees? Busca ángulos que te hagan ver sexy y ¡seduce a la cámara!

Valoración

« Entradas Anteriores  Página siguiente »